Comidas Sanas – ¿En Qué Consisten?

Comidas Sanas – ¿En Qué Consisten?

Comidas sanas

Comer sano es una de las grandes preocupaciones de la sociedad actual. A pesar de todo, las estadísticas demuestran que no sólo no comemos adecuadamente, sino que no sabemos transmitir a nuestros hijos hábitos de comida saludables.

En el primer mundo alrededor de 41 millones de niños menores de 5 años padecen sobrepeso, lo mismo sucede con el 23% de los menores de 11 años europeos. Si hablamos de la población adulta española, hasta un 60% se encuentra por encima de su peso ideal y alrededor de un 25% son obesos.

La obesidad genera directamente varios problemas de salud entre los que se incluyen problemas cardiovasculares, respiratorios, digestivos y óseos. Pero, a pesar de los abrumadores datos, no sabemos como poner freno a esto.

¿Qué podemos considerar como comida sana?

La frontera que separa una comida sana de otra que no lo es es muy fina y muchas veces depende del estado de salud de cada individuo. Realmente no existen alimentos que sean malos por sí mismos, sino dietas ineficientes, pobres en ciertos nutrientes y demasiado ricas en grasas y proteínas. Pero en general podemos considerar que las comidas sanas son aquellas que:

  • Son bajas en grasas y azúcar: el exceso en la ingesta de grasas y azúcar, junto con la vida sedentaria, son los grandes culpables del problema de obesidad que afecta al mundo occidental. Las grasas saturadas además son perjudiciales porque elevan nuestro nivel de colesterol en sangre y por lo tanto perjudican a nuestro corazón
  • Contienen vitaminas y minerales provenientes de fruta y verdura: además de ayudar a mantener joven nuestro organismo, el consumo de vegetales se asocia a un menor riesgo de pérdida de masa ósea, menor riesgo de padecer cáncer y una menor incidencia de enfermedades del sistema circulatorio.
  • Contienen pocas calorías: esto no quiere decir que tengan que ser alimentos considerados light, sino que nos ayuden a mantenernos en nuestro peso.
  • Contienen fibra: la fibra es necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo y su efecto saciante nos ayuda a adelgazar.
  • Son productos naturales: no es necesario prescindir de todas las comidas preparadas o rápidas, sino que debemos de limitar el consumo de estas a ocasiones contadas.

¿Cómo nos alimentamos realmente?

comida sana

A pesar de todo lo que sabemos y de que tenemos información nutricional valiosa al alcance de un clic, la realidad es que cometemos bastantes errores a la hora de alimentarnos. De este modo:

  • Comemos demasiadas proteínas provenientes de la carne: la carne roja (vacuno, cordero, cerdo(*), etc.) es una buena fuente de proteínas, pero debemos delimitar su consumo a un par de veces por semana máximo y preferir en su lugar el pescado blanco y las aves.
  • Las raciones que tomamos de proteínas también son excesivamente grandes, ya que con unos 210 gramos máximo por toma es suficiente.
  • Comemos poco pescado: el pescado azul es rico en omega 3, un ácido graso que nos ayuda a regular nuestro nivel de colesterol, mientras que el pescado blanco es ligero y muy aconsejable para sustituir a la carne roja como fuente de proteínas.
  • Ingerimos poca fruta y verdura: una dieta debe estar basada principalmente en carbohidratos y vegetales, pero tristemente es normal conocer a personas que no prueban ni la fruta ni la verdura. Recientes estudios recomiendan hasta 7 raciones diarias para mejorar nuestra salud, en vez de las 5 que se estipulaban hasta la fecha.
  • Abusamos del azúcar: es difícil encontrar alimentos preparados que no contengan azúcar entre sus ingredientes. Los más peligrosos son los refrescos, pues solo proporcionan calorías vacías, y les siguen las chocolatinas, las galletas y los helados. Las salsas, sobre todo las de tomate, y el pan de molde también contienen azúcar.

Lo indicado para alimentarse adecuadamente es buscar un equilibrio nutricional con un par de raciones de proteínas al día de preferencia pescado o carne de aves, hasta 7 raciones de fruta o verdura y 4 o 5 de hidratos de carbono (patatas, arroz, legumbres, etc). La ingesta de dulces y alimentos grasos, debería de ser esporádica.

(*) Por su alto nivel de grasas en relación a otras carnes, el cerdo se puede considerar como carne roja. Aunque es frecuente encontrarlo clasificado como carne blanca.

Recetas completas de comida sana

comida sana

A continuación te presentamos tres recetas fáciles, sanas, naturales y muy completas perfectas para cualquier alimentación equilibrada.

Ensalada de pollo y pasta: podemos preparar una deliciosa ensalada con pechuga de pollo a la plancha troceada, macarrones, diferentes tipos de lechuga, un poco de queso y varias verduras como tomate, pimientos, pepino o zanahoria rallada. Esta receta es muy completa, pues incluye proteínas de la carne, carbohidratos de los macarrones y vitaminas y minerales de los vegetales. Si no tenemos tiempo para preparar la pechuga, podemos variar la ensalada utilizando una lata de atún, preferiblemente en aceite de oliva. En cuanto a los vegetales podemos añadir los que más nos gusten.

Gazpacho: Una de las recetas más tradicionales para cuando se acerca el buen tiempo. No sólo es refrescante, sino que contiene gran cantidad de vitaminas y minerales y nos ayudará a no deshidratarnos en los días de más calor. Si lo acompañamos de unos picatostes y de unos pescaditos fritos, tendremos un menú completo para los días de verano. Además admite muchas variantes.

Berenjena o calabacín relleno: esta receta es más elaborada que las anteriores, pero también resulta muy completa. Dependiendo del relleno que preparemos no tiene porqué ser muy calórica. Lo mejor es saltear un poco de carne picada de pollo o ternera con verduras (cebolla pimiento, tomate, etc.) y la carne de las berenjenas o el calabacín. Introducimos el relleno en cada pieza y cubrimos con una fina capa de bechamel. Gratinamos en el horno con un poco de queso rallado. El truco para no añadir calorías innecesarias, es no utilizar demasiada grasa al preparar el relleno y limitar la bechamel.

Comer sano es fácil, además nos ayudará a mantenernos saludables y en nuestro peso. Si a todo esto le añadimos la práctica de ejercicio diario, mantendremos nuestro corazón en buen estado por mucho tiempo.

¿Qué es la Dieta Hipocalórica?

¿Qué es la Dieta Hipocalórica?

¿En qué consiste la dieta hipocalórica?

Nos vemos bombardeados constantemente con anuncios de productos para adelgazar bajos en calorías y grasas. Esto hace que algunos nos pasemos el día contando calorías. Pero es importante conocer las necesidades de nuestro cuerpo para darle justo lo que necesita ni más, ni menos.

La decisión de empezar a seguir una dieta hipocalórica nunca se debería tomar solo, sino junto con un médico o un dietista. Aunque se pueden conseguir importantes objetivos, es completamente desaconsejable comer de menos sin que un profesional nos dé instrucciones para hacerlo correctamente.

Este tratamiento es habitual en pacientes con diabetes que necesitan perder peso y muchas veces se combina con una dieta baja en sal.

Si lo que pretendemos es quemar un par de kilos, por favor, mejor practiquemos un poco de deporte y eliminemos solo lo más indispensable de nuestra dieta.

La dieta hipocalórica consiste en ingerir menos calorías de las que habitualmente necesita una persona adulta para pasar el día

El principio de la dieta hipocalórica

dieta hipocalórica

Recordemos que las calorías no son nada más que una unidad de energía y, por lo tanto, no deberíamos verlas como algo malo, sino como algo necesario para vivir y para llevar nuestro estilo de vida (sea cual sea, porque incluso para estar sentados en el sofá y ver la televisión necesitamos energía). Y para darle esta energía necesaria para realizar actividades físicas y mentales a nuestro cuerpo, necesitamos ingerir alimentos.

Pero si le damos al cuerpo más energía de la que necesita, éste la almacena para “más tarde”. Si no llegamos a quemar estas calorías de más, se convertirán en estos kilos de más que tanto odiamos. Entonces, ¿por qué no lo intentamos al revés y le damos al cuerpo un poco menos de los que necesita?

Esto es el principio de la dieta hipocalórica. Reduciremos la cantidad de calorías diaria a unas 1250-1400 calorías diarias (el valor depende de cada persona y necesidad y nunca se debe decidir sin un médico). La mitad de estas calorías nos las aportarán alimentos proteicos, reduciremos la cantidad de grasas y también de carbohidratos, aunque de estos último se debe seguir consumiendo por lo menos 100 gramos al día, ya que cuenta con un importante contenido en fibra y aumenta la sensación de saciedad.

Pero es importante no abusar de la reducción de energías. Descartaremos directamente la opción de dejar de comer. De esta forma sólo conseguiremos producir el llamado efecto yoyó o rebote. Recordemos que nuestro cuerpo es más listo que nosotros. Sí es cierto que si lo privamos de alimentos durante un tiempo, empezará a quemar nuestras reservas, es decir, las grasas adicionales que queremos perder. Pero en cuanto volvamos a comer cantidades normales, nuestro cuerpo vuelve a almacenar esta energía por si llega otro periodo de hambre.

Por eso es mejor no abusar de la dieta hipocalórica. Además, para hacerlo correctamente es altamente recomendable consultar con un médico o un dietista antes de empezar a reducir los alimentos, para que nos pueda decir exactamente cuántas calorías podemos dejar de ingerir para perder peso poco a poco.

Que no nos falten nutrientes

dieta hipocalórica

También en la dieta hipocalórica importa mucho más la calidad que la cantidad. Es lógico que un rico plato de verduras al vapor nos beneficiará mucho más que medio trozo de carne grasienta. Por esto es tan importante escoger bien los alimentos y la forma de prepararlos para evitar calorías innecesarias.

Podemos empezar el día con un desayuno rico en carbohidratos como pan, cereales y también algunos azúcares, para darnos el aporte máximo de energía para el día.

El almuerzo será variado, con verduras, carnes magras o pescado y pan integral.

La cena será siempre el más ligero de los tres platos principales del día, como un plato de sopa o una tortilla. Podemos tomar un yogur o una pieza de fruta a media mañana y para merendar, como expone la Sociedad andaluza de Nutrición Clínica y Dietética.

Por supuesto, como en todo estilo de vida saludable y como también en cada dieta para perder peso, la dieta hipocalórica debe ir acompañada de ejercicio físico.

En el caso de la dieta hipocalórica es mejor optar por un ejercicio leve, como caminar 20 minutos al día. Si nos sentimos bien y queremos pasar a un ejercicio un poco más intenso, debemos consultar con nuestro médico. Recordemos que cada persona es diferente y que no todos podemos soportar lo mismo.

Hábitos saludables: los 5 pilares de una vida sana

Hábitos saludables: los 5 pilares de una vida sana

Hábitos Saludables

Nuestra vida diaria está sometida a mucha tensión, esto hace que nos encontremos a veces sin energía y de mal humor. Hay cinco hábitos saludables fundamentales que podemos cuidar en nuestro día a día para tener una vida más sana y equilibrada, para encontrarnos más a gusto con nosotros mismos y poder disfrutar de la vida tal y como deseamos.

Estos cinco pilares fundamentales son:

Alimentación, relajación, meditación, respiración y ejercicio físico.

Alimentación saludable

Habitos saludables para una vida sana - alimentación

cortesía de Grant Cochrane en freedigitalphotos.net

Está claro que lo que ingerimos es fundamental para sentirnos bien. Sin embargo suele ser difícil conseguir llevar una dieta equilibrada que nos aporte todos los nutrientes necesarios sin que redunde en un sobrepeso.

La información que hay sobre alimentación es muy grande y muchas veces se contradice, así por ejemplo podemos encontrar especialistas que defienden la pirámide nutricional y otros que la dan por obsoleta. Unos demonizan las proteínas mientras que otros las defienden. Por otro lado también se habla de las combinaciones recomendadas, por ejemplo, no mezclar hidratos de carbono con proteínas o tomar fruta sólo en ayunas.

Puedes leer toda la bibliografía que quieras sobre alimentación, puedes acudir a especialistas en nutrición o seguir dietas específicas pero cada uno sabe más o menos que eso bueno y qué no lo es tanto a la hora de llenar el plato. Escuchar a tu propio cuerpo es la mejor manera de saber qué comer, intentando identificar los alimentos que mejor te sientan y la cantidad justa que necesitas.

En lo que sí que parece que hay más acuerdo es que la cantidad de comida es fundamental, hay que dejar de comer antes de llenarse. Los estudios con animales así lo corroboran consiguiendo alargar la vida de estos por el simple hecho de reducir la cantidad de comida. Una buena manera es introducir algún ayuno corto de vez en cuando, por ejemplo, un día a la semana.

Respiración

Al igual que la alimentación, la respiración es fundamental en nuestra vida diaria ya que es un proceso que se mantiene activo durante todo toda nuestra vida.

La función de la respiración consiste en llevar oxígeno a cada una de nuestras células. Lamentablemente nuestra forma de respirar dista mucho de lo que debiera ser, muchas veces a causa de la tensión diaria y a la falta de conocimiento, respiramos superficialmente.

Es fácil, si te fijas, ver a la gente al respirar mover la parte superior de los pulmones, sobre todo en momentos de ansiedad y estrés. Esta es la denominada respiración clavicular, las clavículas parece que suben de ahí el nombre que toma. Esta es la respiración menos efectiva ya que usa la parte más pequeña de los pulmones sin embargo es útil en mujeres embarazadas ya que el feto puede presionar el diafragma.

También  es bueno saber controlarla como parte última de una respiración completa para aprovechar al máximo la capacidad pulmonar. Existen numerosas técnicas de yoga para practicar la respiración cada una con un fin determinado pero lo más importante es saber respirar en el día a día.

Una respiración completa consiste en empezar a respirar por el abdomen, notando como este se va llenando, posteriormente se llena la zona intercostal, si ponemos las manos a los lados de las costillas notaremos como se mueven y finalmente la zona clavicular de la que ya hemos hablado antes. Cada una de las tres fases es conveniente practicarla por separado para hacernos conscientes de cada una de ellas y después juntarlas es una única respiración.

Meditación

La meditación es una práctica que consiste en focalizar la atención en algo ya sea un objeto, un sonido, un movimiento, etc. con el objetivo de someter a la mente a un estado de quietud en la que los pensamientos desaparecen. La práctica de la meditación requiere cierta disciplina y continuidad pero los beneficios que se derivan de ella son muy grandes. Se llevan realizando estudios desde los años 60 siempre con excelentes resultados, entre sus beneficios destacan:

-Relajación y tranquilidad en la vida diaria, reducción de la ansiedad

Aumento de la memoria, la capacidad creativa, la atención y la intuición

-Estimula el sistema inmunológico, disminuye el dolor y las inflamaciones

Hay multitud de tipos de meditación y todas son buenas pero cada persona es distinta y lo mejor es ir probando cual se adapta mejor a ti. Dicho esto, una de las más sencillas y usadas consiste en tomar como punto de enfoque la respiración. Seguir el proceso de la respiración en cada una de sus fases poniendo atención plena en cada paso a las sensaciones que produce el aire al entrar y al salir.

Relajación

Nuestro cuerpo está sometido a una tensión constante debido a nuestro ritmo diario. Las malas posturas, las prisas, el estrés puede provocarnos un estado de tensión continuo. Hacer una relajación consciente de todo el cuerpo puede resultar muy beneficioso. Por ejemplo puedes tumbarte en el suelo o en la cama e ir visualizando cada parte de tu cuerpo notando como se va relajando poco a poco hasta que todo el cuerpo se encuentre en un estado de relajación total. Además el proceso de relajación puede ayudar mucho a un posterior proceso de meditación.

Ejercicio físico

Habitos saludables para una vida sana - ejercicio

cortesía de arztsamui en freedigitalphotos.net

Es indiscutible que incorporar el ejercicio físico a la vida diaria produce beneficios tanto físicos como emocionales. El ejercicio físico mantiene  el tono muscular, algo fundamental tanto a nivel de postura como de energía. La musculatura del cuerpo tiende a disminuir a medida que nos hacemos mayores por eso que se utiliza como marcador biológico del envejecimiento.

El ejercicio físico conlleva un gasto de calorías que nos permite conseguir equilibrio en el peso corporal, además favorece otros procesos como mejorar la respiración  y el flujo sanguíneo y es bueno para reducir el colesterol.

En cuanto a qué ejercicio hacer depende mucho de las condiciones iniciales, la edad, lesiones, etc. Es conveniente hacer algo que te guste y te motive. Puedes simplemente andar todos los días 1 hora o apuntarte a algún tipo de disciplina como el yoga o el aerobic. El trabajo con pesas es también una buena opción ya que se ha demostrado que incluso en personal de la tercera edad resulta beneficioso, siempre con asesoramiento de especialistas.

Estamos seguros que implementando estos sencillos hábitos saludables en nuestro día a día se puede conseguir llevar una vida mucho más sana y en armonía.

La Alcalinidad en el Organismo para una Vida Sana

La Alcalinidad en el Organismo para una Vida Sana

En qué consiste la Alcalinidad en el Organismo para una Vida Sana

El pH (potencial de Hidrogeno) es una medida que da el grado de acidez/alcalinidad de una disolución. Los valores van de 0-14 siendo 0 el valor más ácido y 14 el más alcalino o básico.

El cuerpo humano se encuentra en un delicado equilibrio de PH óptimo de la sangre es 7,35, es decir, ligeramente alcalino. Cualquier cambio del pH en el organismo podría acarrear consecuencias muy negativas para el cuerpo, incluso la muerte.

La comida que ingerimos hoy en día es en su mayoría ácida, por suerte el cuerpo humano es muy sabio, debido a miles de años de evolución, y ha desarrollado mecanismos de defensa ante cualquier posible desequilibrio haciendo que se mantenga siempre en un rango de pH de 7,35-7,45.

Sin embargo, este equilibrio que mantiene el cuerpo humano se hace a expensas de otras funciones básicas. Por ejemplo, puede crear más grasa para absorber ácidos con lo cual se favorece el sobrepeso y la obesidad. También puede extraer calcio de los huesos para contrarrestar la acidez y aumentar el colesterol para proteger las venas.

La sobre acidificación se ha relacionado con algunas enfermedades como la diabetes, alergias, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, trastornos nerviosos, candidiasis, etc. Incluso se ha relacionado con el cáncer.

Por tanto para tener un cuerpo sano es preciso controlar la alcalinidad en el organismo.

 Relación del pH y el cáncer

Se han hecho algunos estudios sobre la relación del crecimiento de las células cancerosas en medios ácidos y básicos. Llegándose a determinar que en medios ácidos las células cancerosas tienen más facilidad para crecer, siendo en medios básicos mucho más difícil su desarrollo. Esto es debido a que los tejidos ácidos pierden su capacidad de intercambiar oxígeno y es precisamente este bajo nivel de oxígeno el que favorece el crecimiento de las células cancerosas.

Sin embargo, en un tejido alcalino donde hay una alta concentración de oxígeno, las células cancerosas no pueden crecer. Así pues las personas con cáncer suelen tener un alto nivel de acidificación en su cuerpo. Aunque es un aspecto muy delicado y controvertido en el que la comunidad científica no se pone de acuerdo.

 Métodos de alcalinización del cuerpo

Existen dos razones básicas por las que el cuerpo está acidificado:

Una de las razones de la acidificación del cuerpo viene dada por el estrés. La tensión en el cuerpo, los sentimientos reprimidos, el miedo, el nerviosismo pueden derivar en la acidificación del cuerpo debido a la propia química interna.

Para contrarrestarlo se pueden usar distintas técnicas como la relajación y la meditación así como, si es necesario, acudir a un profesional para liberar los sentimientos reprimidos.

La otra razón de la acidificación del cuerpo es la alimentación. Hoy en día, en la sociedad occidental, estamos acostumbrados a una alimentación pobre. Tomamos muchos alimentos procesados, ricos en azucares y evitamos los alimentos naturales como frutas y la verduras. Y son precisamente los alimentos procesados los más ácidos y negativos para el cuerpo.

Sin embargo, los alimentos alcalinos se encuentran sobre todo en las verduras y en algunas frutas. Así, para conseguir ganar en salud tendremos que cambiar radicalmente nuestra forma de alimentar intentando evitar los alimentos ácidos y aportando a nuestra dieta los alimentos alcalinos.

Para conocer el pH de su organismo lo ideal sería hacer un análisis de sangre pero, por la dificultad que conlleva, una manera fácil de controlarlo es mediante tiras medidoras de pH que pueden usarse tanto con la saliva como con la orina.

El agua alcalina

El agua que bebemos normalmente suele ser ligeramente ácida, aunque esto depende del tipo de agua, si es del grifo o embotellada y del tratamiento que se le haya dado. Dado que el agua es fundamental para el organismo y que lo recomendable es beber 2 litros, es importante que sea agua purificada y alcalina.

Para ello encontramos en el mercado distintas formas de alcalinizar el agua. Existen unas gotas que incorporándolas en el agua aumenta la alcalinidad en varios puntos. Por otra parte hay aparatos que usando electrodos que alcalinizan el agua a la vez que la filtran mediante ósmosis inversa u otros métodos. Aunque hay algunos muy completos y caros también se pueden encontrar más sencillos y asequibles.

Alimentos recomendados

Alcalinidad - comida sana
Cortesía de Apolonia de freedigitalphotos.net

Entre los alimentos más alcalinos se encuentran:

Verduras

Sobre todo las de hoja verde como pueden ser: Brócoli, judías verdes, lechuga, canónigos, guisantes, alcachofas, puerros, espinacas, acelgas, envidias, y un largo etcétera. Aparte las hierbas y brotes tales como alfalfa, brócoli, rábano, trigo, amaranto, etc.

Frutas:

Aguacate, pomelo, limón, coco, papaya, Lima.

La fruta en general tienen un alto contenido en azúcar por lo que se recomienda no abusar de ella y no tomarla demasiado madura.

Frutos secos:

Nueces, semillas de girasol, semillas de sésamo, semillas de calabaza, avellanas, lino, almendras crudas.

Cereales y legumbres:

Arroz integral, garbanzos, lentejas, alubias, alubias rojas, trigo sarraceno, amaranto.

Son también muy beneficiosos los aceites omega.

Alimentos prohibidos:

Entre los alimentos a evitar destaca el azúcar así como los edulcorantes excepto la stevia. También las bebidas tales como el té negro, refrescos, leche, zumos pasteurizados, alcohol y café. Tampoco se recomienda lácteos, carnes ni alimentos ricos en hidratos de carbono de índice glucémico alto tales como el pan blanco, la pasta blanca, el arroz blanco.

Consejos

Siempre que cambiamos la alimentación es recomendable acudir a un profesional que nos asesore correctamente ya que una dieta tiene que estar equilibrada para que no falte ningún nutriente.

Como habrás visto, la alcalinidad es por tanto un concepto importante para nuestra salud y bastante desconocido por el público en general. Espero que te haya sido de ayuda el descubrirlo.

La remolacha y sus maravillosas propiedades

La remolacha y sus maravillosas propiedades

La remolacha y sus maravillosas propiedades

La remolacha es un alimento con numerosas propiedades nutricionales. Esta hortaliza se distingue por su cuerpo rojo y carnoso, un sabor dulce y fresco que combina con gran variedad de recetas. Es por tanto una gran aportación para todo aquel que quiera mantener un cuerpo sano.

Su característico color es debido a un pigmento natural que se usa en la industria alimentaria como colorante en varios tipos de alimentos. Dicha sustancia puede hacer que la orina y las heces tomen un color rojizo después de haber ingerido remolacha. Esto es debido a que el pigmento no se digiere, eliminándose intacto.

Nutrientes

 Las maravillosas propiedades de la remolacha incluyen:

-antioxidantes

-vitaminas A,B,C y E

-serotonina

-ácido fólico

-minerales tales como magnesio, potasio, calcio, fósforo, hierro, manganeso

-Nutrientes esenciales tales como carbohidratos, proteínas, flavonoides, polifenoles, carotenos y fibra.

 Antioxidantes

La remolacha tiene una relación de nutrientes respecto a las calorías muy alta y destaca por su alto contenido en antioxidantes.

En particular encontramos betacianina  que da el característico color rojo-violeta y betaxantina pigmento amarillo-naranja. Estas sustancias son ricas en componentes polifenólicos. También, como se ha comentado antes, es rica en vitamina C y E dos de los más poderosos antioxidantes. Estos antioxidantes bloquean el efecto dañino de los radicales libres.

 Beneficios para la salud

El consumo regular de la remolacha aporta un sinnúmero de beneficios para el cuerpo. Entre otros podemos encontrar:

Control de peso

La remolacha es baja en calorías y rica en agua por tanto su consumo es beneficioso para cualquier dieta de adelgazamiento. Además la fibra insoluble que contienen hace que se tenga sensación de saciedad y favorece el tránsito intestinal. También tiene fibras solubles que controla los niveles de azúcar en sangre.

Aumento de energía

Fortalecimiento del sistema inmunológico

Los folatos ayudan en la creación de glóbulos blancos y rojos así como en la creación de anticuerpos.

Limpieza del hígado

Se usa en numerosas dietas de desintoxicación debido a sus fabulosas propiedades.

Limpieza de la sangre

Niveles de colesterol saludables

Corazón saludable

Crecimiento de recuperación muscular

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo está relacionado con la falta de yodo en el organismo, provocando desarreglos metabólicos y bocio. Se recomienda tomar alimentos ricos en yodo o sal yodada siendo la remolacha una de las hortalizas más rica en dicho mineral.

Efecto diurético

Su contenido en potasio favorece la evacuación del exceso de líquido del cuerpo con la consiguiente desintoxicación. Se recomienda en los cálculos renales excepto en los compuestos de oxalato de calcio.

Embarazo

Es recomendable en la dieta de las mujeres embarazadas debido a que el ácido fólico contribuyen al correcto desarrollo del tubo neural del feto en las primeras semanas de embarazo. La falta de ácido fólico puede producir enfermedades en el feto como anencefalia y espina bífida.

Disminución de la hipertensión arterial.

La mezcla del jugo de la remolacha con la saliva se transformen nitrito y a su vez se transforma en óxido nítrico por acción del ácido clorhídrico del estómago, este óxido nítrico reduce la hipertensión.

Contraindicaciones

Aunque en general la remolacha es beneficiosa para todo el mundo existe un caso en el que no se recomienda su consumo. Hablamos de los cálculos renales o de vesícula compuestos de oxalato de calcio. La gente propensa a este tipo de cálculos debe limitar su consumo ya que la remolacha es rica en ácido oxálico que al reaccionar con minerales como el calcio y el hierro forma compuestos indisolubles como el oxalato de calcio.

Recomendaciones

La remolacha puede consumirse de distintas maneras: en ensaladas, sopas, zumos o simplemente sola con un buen aliño.

Si la tomas en zumo combina la con otras frutas o verduras ya que su poder desintoxicante puede ser demasiado grande al principio y se podrían liberar gran cantidad de toxinas en el organismo sobrecargando en exceso al higado. Por ejemplo prueba un zumo de remolacha, zanahoria y apio o las combinaciones que te apetezcan.

————————————————————————-

Imagen superior: Cortesía de digidreamgrafix en freedigitalphotos

Ácidos grasos Omega 3, Omega 6 y Omega 9: Propiedades beneficiosas para la salud

Ácidos grasos Omega 3, Omega 6 y Omega 9: Propiedades beneficiosas para la salud

Ácidos grasos Omega 3, Omega 6 y Omega 9

Los compuestos omega 3, omega 6 y omega 9, son  ácidos grasos que se encuentran en algunos alimentos y cuyas propiedades hacen que sean de las sustancias más beneficiosas para el organismo.

Fue en los años 70 cuando se empezaron a realizar estudios de las numerosas propiedades del ácido graso Omega 3 a nivel cardiovascular y cerebral. Los investigadores se dieron cuenta que los esquimales no tenían apenas enfermedades cardiovasculares y lo relacionaron con su dieta que se basa en el consumo de pescado y carne de foca, ricos en omega-3.

Ácidos grasos Omega 3, Omega 6 y Omega 9 - Propiedades beneficiosas para la salud: Pescado

Cortesía de satit_srihin en freedigitalphotos.net

Por otra parte Japón, un país con una esperanza de vida muy alta, es gran consumidor de pescado, rico en dichos compuestos.

Tanto el omega-3 como el omega-6 son ácidos grasos esenciales poli-insaturados ya que poseen enlaces dobles y se consideran esenciales debido a que no los puede fabricar el cuerpo humano por sí mismo, por los que es necesario tomarlo de los alimentos.

Sin embargo, el omega-9, es un ácido graso mono-insaturado y no se considera esencial porque sí que lo puede sintetizar el organismo a partir del omega-3 y omega-6. Aunque también se puede consumir de algunos alimentos.

Ácidos grasos esenciales Omega-3

El ácido graso omega-3 puede presentarse en distintos compuestos.  Existen 6 tipos de ácidos omega-3 pero todos están basados en el ácido linolénico.

El pescado azul es rico en omega-3 en su forma como ácido eicosapentaenoico (EPA) y en ácido docosahexanoico (DHA) sin embargo los vegetales contienen sus ácidos omega-3 en forma de ácido alfa-linolénico (ALA), compuesto que, para el aprovechamiento, ha de ser transformado en EPA y en DHA.

En dicha transformación sólo puede aprovecharse una pequeña parte del acido alfa-linolénico (ALA) ya que el resto se oxida o se quema en forma de energía. Por tanto el pescado azul es una fuente de omega-3 más eficiente por el alto aprovechamiento del compuesto.

Propiedades de los ácidos grasos esenciales Omega-3

El ácido graso omega-3 es imprescindible para el correcto funcionamiento del organismo. Entre sus numerosas propiedades destacan:

  • Salud cardiovascular, el EPA protege el corazón y los vasos sanguíneos.
  • Ayuda al funcionamiento del cerebro, favoreciendo las conexiones neuronales ya que este contiene DHA.
  • Ayuda a la vista ya que también esta tiene alta concentración en DHA protegiendo de la degeneración macular activada por la edad.
  • Protege el cerebro de sustancias dañinas generadas en situaciones como derrames cerebrales, falta de oxigeno o enfermedades neurológicas.
  • Es antiinflamatorio y anticoagulante favoreciendo el sistema cardiovascular y el correcto funcionamiento del cerebro.

Alimentos que lo contienen:

  • Pescados: Sobre todo en los pescados azules de aguas frías y profundas: Salmón, caballa o verdel, atún, sardina, anchoa, pez espada, anguila, salmonete, trucha arcoíris, bacalao.
  • marisco
  • yema de huevo (sobre todo de gallinas alimentadas con linaza)
  • vegetales: lechuga, fresas, pepino, espinacas, piña, nueces, semillas de calabaza, linaza

Ácidos grasos esenciales Omega-6

Los ácidos grasos omega-6 existen en varias formas sin embargo los más comunes son el ácido linoléico presente en algunos vegetales y el ácido araquidónico  contenido en carnes magras y vegetales. Ambos tipos de ácidos omega 6 tienen propiedades distintas.

Propiedades de los ácidos grasos omega-6

El ácido linoleico es antiinflamatorio, evita hemorragias, previene la artritis, protege la próstata y  el hígado.

El ácido araquidónico protege el hígado, estimula el sistema inmunológico y tiene propiedades anticancerígenas y antidermatíticas.

Alimentos que lo contienen:

Nueces, aguacate, girasol, sésamo, aceite de onagra, aceite de borraja, coles de bruselas, ajos, zanahorias, soja.

Relación entre los ácidos grasos esenciales omega-3 y el omega-6

Se ha descrito la relación de ingesta óptima de omega-3 y omega-6 como de 4:1 a favor del omega-6. La desproporción en la toms de los compuestos puede llevar a algunas enfermedades como la depresión,  enfermedades del corazón y diabetes. Esto es debido a la falta de omega-3 en nuestras dietas. La solución consiste en comer de forma más equilibrada o tomar suplementos para corregir dicho desequilibrio.

Ácidos grasos Omega-9

ácidos grasos esenciales Omega 3, Omega 6 y Omega 9 - Propiedades beneficiosas para la salud: aceite

cortesía de m_bartosch de freedigitalphotos.net

Los ácidos grasos omega 9 más importantes son el ácido oleico y ácido erúcico. A pesar de ser no esenciales debido a que el cuerpo puede fabricarlos su consumo es muy beneficioso para el organismo.

Su uso como sustituto de aceites parcialmente hidrogenados y alto en grasas trans hace la cocina mucho más saludable. El aceite de oliva rico en omega 9 resiste temperaturas más altas sin alterarse lo que le hace ser la opción mas saludable para las frituras.

Propiedades de los ácidos grasos Omega-9:

Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares así como de ataques cerebrovasculares.  También se relaciona con la reducción del colesterol “malo” LDL y aumento del “bueno” HDL.

Alimentos que contienen Omega-9

El ácido oleico se encuentra en el aceite de oliva, de girasol, nuez, canola.

Resumen

Los ácidos grasos Omega 3, 6 y 9, han sido reconocidos desde hace tiempo por sus propiedades beneficiosas para la salud. Se pueden tomar a través de una variedad de alimentos y también es posible suministrarlos a través de complementos alimenticios especialmente preparados para ello.